lunes, 24 de noviembre de 2014

La verdad no tiene un lugar fijo

haideé iglesias

La verdad es un hecho, y un hecho sólo puede comprenderse cuando eliminamos las muchas cosas que hemos colocado entre la mente y el hecho. El hecho es su relación con la propiedad, con su esposa, con los seres humanos, con la naturaleza, con las ideas, y, mientras no comprenda el hecho de la relación, su búsqueda de Dios sólo incrementará la confusión, porque  es un sustituto, un escape, y por tanto, no tiene ningún valor. Mientras domine a su esposa o ella le domine a usted, mientras posea o le posean, no puede conocer el amor, mientras reprima, sustituya, sea ambicioso, no puede conocer la verdad. 
Tan sólo conocerá la verdad aquel que no busca, que no lucha, que no trata de lograr un resultado […] La verdad no tiene continuidad, no tiene un lugar fijo; sólo puede verla de instante en instante. La verdad siempre es nueva, y por tanto, es eterna. Lo que ayer era la verdad, hoy no es la verdad; lo que hoy es la verdad, mañana no será la verdad. La verdad no tiene continuidad. La mente es la que desea que esa experiencia a la que llama verdad continúe, pero esa mente no conocerá la verdad. La verdad siempre es nueva; es ver la misma sonrisa como si fuera la primera vez, es ver la misma persona como si fuera la primera vez, es ver el movimiento de las palmeras como por primera vez, es vivir como por primera vez.

*** *** ***

Y esto tampoco es la verdad. Ya será memoria, una vez lo leas, si no vives de instante en instante... 
El árbol no recuerda la sombra sobre el tronco... y ahí está todos los días... nueva, siempre nueva... 

sábado, 22 de noviembre de 2014

El secreto hermético

haideé iglesias


Hay quienes se retiran al desierto de las montañas, lejos de sus semejantes, para buscar la Vía. Otros eligen senderos más abruptos todavía, pero, al parecer, más directos, por lo que prosiguen su búsqueda espiritual, sin renegar de su vida de ser humanos. Así es dicen como se ejercitaban los antiguos sabios. 


Una pareja de taoístas realizaba sus investigaciones alquímicas bajo el mismo techo. El hombre había iniciado a su mujer en el arte de la transmutación, le había prestado sus libros y sus utensilios. Pero el laboratorio, que habían instalado en una pequeña pieza de la casa, era exiguo. Por tanto, debían  trabajar por turnos. Esto no estaba tan mal, ya que, según los expertos, las transformación del mercurio en oro o la puesta a punto de la píldora de la inmortalidad depende no sólo de la destreza manual del adepto, sino también de su actitud interior. 
La pareja intercambiaba a veces descubrimientos, pero no podía compartir lo inefable. Y de sus conversaciones se desprendía que la mujer parecía haber superado a su maestro y marido. Él sintió envidia, incluso sospecho que ella le ocultaba algunos de sus descubrimientos. Empezó a espiarla. 
Una tarde escondido en el bosquecillo de bambú percibió el fulgor dorado en las manos de su mujer. Se precipitó en el taller gritando: 
–¡Has encontrado la fórmula y te la guardas para tí! ¡Qué ingratitud! 
La mujer le contestó con voz dulce pero firme:
–Ya te he dicho todo cuanto podía decirte. La fórmula no basta. El Gran arte consiste en dejar que el Vacío obre en ti. Si tu corazón no es puro, el Tao no puede obrar.

Un secreto se conserva mejor cuanto menos penetra en el oído que lo escucha. 

Devorado por la envidia, el taoísta decido averiguar el secreto de su mujer a toda costa. Recurrió a la dulzura, a las amenazas, a los regalos, a los golpes. Nada consiguió. Desconcertado el alquimista ya no sabía qué hacer. Le pidió consejo a un amigo que se había enriquecido considerablemente por medios poco escrupulosos. Éste le sugirió que diera a beber un veneno a su esposa y que le entregara el antídoto sólo a cambio de su secreto.
El marido puso en práctica el consejo del amigo. Tras darle a beber a su mujer un té envenenado, le hizo su odioso chantaje. Ella se echó a reír y declaró:
–¡Mi pobre amigo, has errado el golpe! Debes saber que nada temo, pues acabo de poner a punto unas píldoras de inmortalidad. Guardaba una para tí, a la espera de que transmutaras en el crisol de tu corazón el plomo de tu envidia en sentimientos más nobles. ¡Pero has caído muy bajo! ¡No sería bueno que llegaras a ser inmortal en ese estado! ¡Nada tengo ya que hacer con un brujo de tu calaña!
Abrió una caja y se tragó una píldora de cinabrio. Él se abalanzó sobre ella, deseoso de arrebatarle la caja, pero ella saltó por la ventana y montó a horcajadas del viento.
Él corrió tras ella, la persiguió por las calles mientras ella sobrevolaba tejados. Gritaba, gesticulaba, pataleaba. Ella había desaparecido tras los biombos escarlatas que formaban las nubes incendiadas por el sol poniente, pero el continuaba vociferando. Unos curiosos intentaron calmarle. La tomó con ellos como un perro rabioso. No consiguieron que entrara en razón. Lo encerraron en un manicomio. 

*** *** ***

Escuchar al corazón. Soltar las creencias e ideas acerca de uno mismo. Encontrar que la envidia no es sino admiración no reconocida. Así el corazón resplandecerá y se expandirá hacia lo que nada ni nadie puede destruir. 

Amar Siempre Gana -.-

jueves, 20 de noviembre de 2014

Deslizante


haideé iglesias

Deslizante visión,
en la noche se disuelve
la dulce danza. 

Desde el movimiento imparable
se dibuja la dulce expansión del imán vertiginoso,
vertiginoso y libre, 
que el agua nos entrega
sin nada que apresar.
Libertad en libertad de libertad.

jueves, 30 de octubre de 2014

Garcillas

haideé iglesias

Ellas... el río... el mar... las rocas... la arena... la cámara... el sol... las nubes... ... ... tanto... incontable...
Ellas :)  Garcillas

lunes, 27 de octubre de 2014

Transformación sin motivo


haideé iglesias

¿Cómo me transformaré? Veo la verdad –al menos veo algo de ello– de que un cambio, una transformación, debe empezar en el nivel que la mente, tanto consciente como inconsciente, no puede alcanzar, porque toda mi consciencia está condicionada. Así pues, ¿qué haré? Espero estar exponiendo el problema con claridad. Si puedo decirlo de forma diferente, ¿puede mi mente, tanto consciente como inconsciente, liberarse de la sociedad? Siendo la sociedad toda la educación, la cultura, las normas, los valores, los principios. Porque, si no es libre, cualquier cambio que intente producir en ese estado de condicionamiento seguirá siendo limitado, y por tanto, no será un verdadero cambio. 
Ahora bien, ¿Puede mirar sin ningún motivo? ¿Puede mi mente vivir sin ningún incentivo, sin ningún motivo para cambiar o no cambiar? Porque cualquier motivo surge de la reacción de una cultura concreta, nace de un trasfondo particular. Así pues, ¿puede mi mente estar libre de la cultura en la que me he educado? Esa es una pregunta realmente importante. Porque si la mente no está libre de la cultura en la que he crecido, en la que se ha educado, es indudable que el individuo nunca podrá tener paz, nunca será libre. Sus dioses y sus mitos, sus símbolos y todos sus esfuerzos son limitados, porque siguen estando dentro del campo de la mente condicionada. Cualquier esfuerzo que haga o deje de hacer dentro de ese campo limitado será realmente inútil, en el sentido más profundo de esa palabra. Puede decorar mejor la prisión: más luz, más ventanas, mejor comida, pero sigue siendo la prisión de una cultura concreta. 

Krishnamurti, 30 Octubre 
Obras Completas, tomo IX

"¿Puede mi mente vivir sin ningún incentivo, sin ningún motivo para cambiar o no cambiar?
Esta pregunta surgió, (por decirlo así, porque era más bien una manipulación) en una clase de la facultad. El profesor se negó a admitir que era posible. Precisamente, como fue comprobado más tarde por mi, porque el mismo no pudo hacerlo. Este limitado modo de discernir es contaminante. Uno debería plantearse seriamente si conviene que siga ejerciendo de profesor alguien que no comprende y que, o bien repite como un loro, o bien como no lo ha comprendido por si mismo, decide que no es posible. He de decir que no en todas las ocasiones fue así de radical. Más bien era cuando se veía pillado en su ignorancia. Otra forma más aprendida de su, así lo llamaba él, tutor. 
Como últimamente se está impidiendo la libre circulación de estos dos blogs mediante el uso de ardides informáticos, y no sólo, decido que me importa un rábano :), si, y el rábano me importa mucho más, que toda esta forma abusiva de actuar. Un modo (o una actitud, una palabra muy usada últimamente) dictado por el miedo. Si, todo fascista (o dictador, si así se prefiere denominar) es un ser que no ha resulto ninguno de sus problemas (incógnitas, diría yo) y pretende decirle a los demás y al mundo como ha de vivir. O mejor expresado, como ha de hacer. El no sabe vivir, con lo que malamente puede decirle a nadie como hacerlo. 

Ya ves, lo escribo una vez ha sido publicada la entrada. 
El que esté verdaderamente (recordar la intención que es la que manda, por eso mejor sin intención, jijiji...interesado ya llegará hasta aquí :) No hay ningún problema. Ninguno. 
Amar Siempre Gana -.- Tan fácil... :)

sábado, 11 de octubre de 2014

¿Destino?

haideé iglesias

Des-a-tino

jueves, 17 de julio de 2014

De la sidra –una bebida diurética– transformada en algo diferente, y de la inconsciencia (de la inconsciencia de cada uno de vosotros)



Unas personas me invitaban a tomar sidra, respondiendo que no me apetecía y que hacía tiempo no bebía. Pero no por lo que ahora comentaré, que también es sano no hacerlo sabiéndolo. 
Hablamos de que la sidra es una bebida diurética, por ello saludable, aún con su graduación alcohólica, que esto no lo es tanto, digo saludable. Vamos que la sidra es una bebida que nos hace ir al aseo con mucha frecuencia para aligerar la vejiga. Y la contestación era que sí, que lo recordaban y sabían. –Bien, le dije –entonces habrás notado que eso ya no está sucediendo. No se va al aseo con tanta frecuencia. De una botella de sidra se va como mínimo dos veces, y... –¿cuántas botellas de sidra lleváis bebidas y sin ir a descargar la vejiga? –Tres, respondieron. –Y, ¿cuantas veces habéis ido al servicio? –Una. –Bien... 
Llama la atención, al menos a mi si me la llamó, que de tantas personas como beben sidra en una sidrería (u otro lugar), todas estén sentadas en las mesas, o en la barra y casi nadie vaya al aseo, cuando antes era un constante ir. De hecho había colas donde la afluencia de gente era abundante. Ahora no sucede nada de eso. Los aseos que antes estaban bastante manchados por esa constante afluencia, ahora permanecen más limpios. 

haideé iglesias

De una bebida saludable se ha pasado a una bebida insalubre al no ser expulsada como es natural que así sea. Y no sólo es esto lo que sucede, si se bebe mucha, y alguien se dará cuenta de que le ha pasado, hay descomposición y con olor muy desagradable, mayormente a amoníaco. Una de estas personas si había tenido esa experiencia.

¿Que esto que estoy diciendo puede perjudicar a esta bebida considerada tan asturiana? Puede ser. Mas, ¿verdad que hace tiempo que se está perjudicando a las personas que la beben? Y, algo más importante que nos tendría que hacer pensar profundamente en como vivimos de inconscientes y de desconectados de nuestro cuerpo, y de como la memoria no siempre es nuestra amiga. Con esta toma de consciencia sería posible darnos cuenta de que despotricar contra otros, hagan lo que hagan, no es lo correcto. Mucho menos aún indignarse.... In-dignarse. ¿Cómo es eso de quitarse la dignidad? ¿Alguien ha pensado en que eso es lo que quiere decir la palabra in-dignarse? Si uno pierde la dignidad, es cuando se enfada. Cuando la dignidad está con uno no hay modo de enfadarse. Se comprende porque antes se ha hecho el esfuerzo de mirar dentro de uno mismo y tomar consciencia de como puede vivir sin darse cuenta de lo que acontece, tanto dentro como fuera de sí mismo. No hace falta que nadie haga nada, ya nos lo hacemos todo a nosotros mismos. Si, también lo hacen lo demás, en la misma medida que se lo hacen a si mismos. Si, porque si fueran conscientes, con esa consciencia que le hace inevitablemente a uno humilde sin proponérselo, no se necesitaría engañar a nadie, ni aprovecharse de nadie. No hay utopía en esto. Esa palabra lo usan quienes no se respetan a si mismos... vamos, que desconocen la dignidad, por esto usan cualquier palabra (o frase hecha) para disculparse, para justificarse. 
Y, si, también puede perjudicar a los que se han puesto de acuerdo para que esto sucediera. A no ser, que esto también forme parte de todo lo extraño que está sucediendo desde hace años, muchos años. Mas, no les disculpa. Y a los que la beben sin haber tomado consciencia de lo que sucede, tampoco. Si que entiendo porqué sucede, pero en este caso es un claro ejemplo de cuan inconscientes podemos estar y cuanta falta nos hace ser muy, pero que muy conscientes. En estos tiempos que estamos viviendo es imprescindible. 
¿Hace falta que explique el porqué? ¿Te gusta ser engañado? ¿Te gusta ser el trompetero-a, el voceador-dora de los que te dañan y además te usan? No, sé que no te gusta. Pero en vez de in-dignarte, ya ves, está en ti ser más consciente para que no sucedan estos hechos. No son ellos los culpables, aunque lo puedan ser, sino tú, por no estar más atento a ti mismo. Sólo eso, estar atento a ti mismo. Deja de mirar siempre hacía afuera y obsérvate a ti mismo, notarás la diferencia de inmediato. Entonces comprenderás a los otros... porque comenzarás a comprenderte a ti mismo, entonces podrás mirar hacía afuera. Estando inconsciente, estarás siempre empujado por las acciones de otros. Si, esos otros estarán, pero tú también estarás. Estarás porque estas consciente. Ahora sólo vives empujado por los acontecimientos. Vivir la vida, no que la vida te viva a ti. Aunque tampoco es que la vida te viva a ti, si así fuera estarías lleno de vida. No, más bien es que no te enteras de nada, por eso todo sucede sin tu permiso. Si, es posible que exagere al decir todo, mas... igual no tanto... percibiendo lo que percibo diariamente en tantos humanos... 

Y... sigo diciendo lo mismo: Asturias, un lugar encantador :))) Si :)))

Y, si, también estoy siendo consciente de algo más... esto ya forma parte de todos los acontecimientos extraños que han ido sucediendo. Extraños, por usar una palabra...

Estoy corrigiendo algo. En una frase del texto el al que puse (y que ya corregí) "es lo correcto", esta mal expresado, o escrito. Esta es la frase correcta: "Con esta toma de consciencia sería posible darnos cuenta de que despotricar contra otros, hagan lo que hagan, no es lo correcto". Precisamente de lo que tomo consciencia es de la manipulación que se necesita hacer para que no me exprese. Algo que habla de la falta de valor de quien lo hace, y sobre todo porque lo hace de modo ladino. Cuando uno vive así, en constante miedo, enferma. Y de lo que se trata es de curar. No enfermo yo. Enferma cada vez más quien vive obsesionado conmigo. Yo no soy el problema. Y en esta entrada queda de manifiesto que es uno mismo el mayor problema. 

lunes, 7 de julio de 2014

Fuerza superior


Con mucha frecuencia, justo en este momento extremo,


despierta en él una fuerza que está muy por encima de la fuerza bruta del gigante o de la fuerza hechicera del mago, con las que él no se puede igualar. 

haideé iglesias

Es una fuerza de otro orden; sin ella no se podría seguir adelante ni salir victorioso de la situación. Hacer de tripas corazón.

(Extracto de un libro)

Amar Siempre Gana -.-

sábado, 28 de junio de 2014

El estafador

haideé iglesias


Recuerdo una historia:
Un rey solía ir cada noche a la ciudad para dar una vuelta a ver cómo iban las cosas. Por supuesto, iba disfrazado. Sintió curiosidad por un hombre joven y muy hermoso, que siempre estaba en píe bajo un árbol, a un lado de la calle, el mismo árbol todas las noches. Finalmente, lo venció la curiosidad, el rey detuvo su caballo y le preguntó al hombre:
–¿Por qué no te vas a dormir?
El hombre respondió:
La gente va adormir porque no tiene nada que guardar, y yo tengo tantos tesoros que no puedo ir a dormir, los tengo que vigilar.
El rey le dijo:
–¡Qué raro!, no veo ningún tesoro.
El hombre le dijo:
–Esos tesoros están en mi interior, no los puedes ver. 
El rey convirtió en una rutina detenerse allí todos los días, porque el hombre era bello, y, todo lo que decía, lo hacía quedarse pensando durante horas. El rey se apegó tanto a este hombre, se interesó tanto por él, que empezó a creer que era realmente un santo, porque los tesoros que, de verdad, guardaba eran la conciencia, el amor, la paz, el silencio, la meditación y la iluminación; no puede dormir, no puede permitirse dormir. Sólo los mendigos pueden permitírselo…
La historia había comenzado sólo por curiosidad, pero, poco a poco, el rey comenzó a respetar y a honrar al hombre casi como a un guía espiritual. Un día le dijo:
–Sé que no vendrás conmigo al palacio, pero pienso en ti todos los días . Vienes tantas veces a mi mente que me gustaría que fueras mi huésped en mi palacio.
El rey estaba pensando que no accedería –tenía la antigua idea de que los santo renuncia al mundo–, pero el joven le dijo:
–Si me echas tanto de menos, ¿por qué no me lo habías dicho antes? Trae otro caballo, y te acompañaré.
El rey comenzó a sospechar: "¿Qué clase de santo es éste, que está tan dispuesto?". Pero ya era demasiado tarde, ya la había invitado. Le dio la mejor habitación en el palacio, que estaba reservada sólo a los huéspedes excepcionales, emperadores. Y pensó que el hombre la rechazaría, que diría: "soy un santo, no puedo vivir en este lujo". Pero no dijo nada de esto, Él dijo: "Muy bien".
El rey no pudo dormir en toda la noche, y pensó: "Este tipo me ha engañado: no es un santo ni nada de eso". Dos o tres veces fue a mirar por la ventana; el santo estaba dormido. Y nunca había estado dormido, estaba de pie debajo del árbol. Ahora no estaba vigilando. El rey pensó: "He sido engañado. Éste es un auténtico estafador".
El segundo día comió con el rey –deliciosos manjares, sin austeridad–, y disfrutó de la comida. El rey le ofreció nuevas ropas, dignas de un emperador, y le gustaron. Y el rey pensó: "Ahora, ¿cómo me libro de este tipo?". En sólo siete días el rey se cansó, pensaba: "Éste es un charlatán, me ha engañado".
El séptimo día le dijo a aquel extraño tipo:
–Te quiero hacer una pregunta.
Y el extraño le respondió:
–Conozco tu pregunta. Querías haberla hecho hace siete días, pero sólo por cortesía, por educación, la reprimiste; te he estado observando. Pero no te contestaré aquí. Puedes hacerme la pregunta, y luego nos iremos a dar un largo paseo a caballo, y elegiré el lugar correcto para contestarte. 
El rey dijo:
–De acuerdo. Mi pregunta es: ¿cuál es la diferencia ahora entre tú y yo? Estás viviendo como un emperador, oreo solías ser un santo. Ahora ya no eres un santo.
El hombre dijo:
–¡Prepara los caballos!
Salieron, y el rey le recordó muchas veces:
–¿Hasta dónde vamos a ir? Respóndeme.
Finalmente alcanzaron un río que era la línea fronteriza de su imperio. El rey dijo:
–Ya hemos llegado hasta mi frontera. Al otro lado está el reino de otra persona. Éste es un buen lugar para responder.
Él le dijo:
–Si, me voy. Puedes llevarte los dos caballos o, si quieres puedes venir conmigo. 
El rey dijo:
–¿A dónde vamos?
El santo dijo:
–Mi tesoro está conmigo. Vaya donde vaya, mi tesoro estará conmigo. ¿Vienes conmigo o no?
El rey dijo:
–¿Cómo voy a ir contigo? Mi reino, mi palacio, todo el trabajo de mi vida está detrás de mi. 
El extraño se echó a reír y le dijo:
–¿Ves ahora la diferencia? Yo puedo estar desnudo debajo de un árbol, o puedo vivir en un palacio como un emperador, porque mis tesoros vienen conmigo. No hay ninguna diferencia si hay un árbol o un palacio, así que puedes regresar, yo me voy al otro reino. Ahora ya no merece la pena quedarse en tu reino.
El rey se arrepintió. Se postró a los pies del extraño y le dijo:
–Perdóname. Estaba pensando cosas equivocadas de ti. Eres de verdad un gran santo. No ta vayas y me dejes así: si no, esta herida me dolerá toda la vida.
El extraño dijo:
–No tiene importancia; puedo regresar contigo. Pero quiero que estés alerta. En cuanto lleguemos al palacio, surgirá en tu mente de nuevo la pregunta. Por eso, es mejor que me dejes ir. Te puedo dar algún tiempo para pensar. Puedo regresar. Para mi no hay ninguna diferencia. Pero para ti es mejor que me vaya del reino; es mejor. De esta forma por lo menos creerás que soy un santo. Si regreso al palacio, empezarás de nuevo a dudar: "Este hombre es un estafador". Pero si insistes, estoy listo. Puedo irme otra vez después de siete días, cuando vuelva a pesarte demasiado la pregunta. 

(Leída en un libro acerca de Osho)

lunes, 19 de mayo de 2014

Nubes, nubes, nubes...



Aprendiendo de ellas... No necesitan manipular... Sólo están... 



Curiosamente, lo que une a los (aparentes) enemigos es que tienen algo que ocultar... El ego y sus engaños... Adelante, atrás. Bucle y más bucle. Sin moverse de la misma baldosa una y otra vez, una y otra vez... y sin saber que no se mueven... Si, la historia del mono, que queda para otro momento.


haideé iglesias

Señores, libérense de eso a lo que tanto miedo tienen y estarán libres... porque serán libres... ¿Entienden señores? ¿Entienden? 

Si, aprendiendo de ellas :)


viernes, 16 de mayo de 2014

Castaños


Creciendo... 

haideé iglesias

Perfectas...

lunes, 5 de mayo de 2014

Ondulación

haideé iglesias

Curvaturas en armoniosa conjunción... Agua fluyente... La mirada, sin abarcar la inmensidad de momentos, contempla, tranquila, la belleza sin palabras... 

lunes, 28 de abril de 2014

Contacto natural, silenciosamente...


Un paseo por la orilla del mar, en contacto con él. Agua que nos transmite toda su riqueza, sin percibirlo, el cuerpo sabe que hacer. Y está el otro modo de vivir, siendo conscientes de cada paso y contacto con el agua en el pasear, en el caminar.

haideé iglesias

No sólo un mero pasear porque es bueno para la salud, esto forma parte de la visión materialista, esa que a todo lo pone la etiqueta de utilidad y se olvida que estamos viviendo, que necesitamos saber que hacemos y que este contacto nos nutre  más allá de lo utilitario de cada conjunto de acciones. 
Este modo de escribir también está contaminado. No hay expresión del sentir. Es una mera forma, un querer quedar a la altura, pero no se puede. No se puede porque no se es auténtico. Si uno no ama lo que hace difícilmente puede hablar desde el corazón. 

Cuantos, aunque pareciera de uno solo, han querido imitarme y ponerse ellos en posiciones de tener que ser tomados en cuenta, antes que a mi :) No es extraño el retroceso de la sociedad... si, cuidado con las acciones, cuidado con las palabras. Cierto que no sirven de nada, mas si que hacen que la energía se mueva de acuerdo a ellas. Por esto la intuición va más rápido que la razón. Por esto la ciencia siempre va por detrás, nunca por delante. Es lenta, pero no segura. A día de hoy no, no, no lo es. A día de hoy se necesita volar raudo para poder transformar todo. ¡Qué bondadoso es el silencio! ¡Cuánto nos dice acerca de nosotros mismos! ¡Cuánto!

Contacto natural, silenciosamente, si... aún con todo el sonido externo se puede estar en silencio... ¡Buen día! -.-

viernes, 11 de abril de 2014

miércoles, 9 de abril de 2014

El ego camuflado tras una sonrisa


Paseando en la tarde, aparece un hombre que, muy sonriente, saludaba. Unos cuantos pasos caminados y otro hombre, los dos son personas con las que he hablado, también saluda muy sonriente. Ninguno de los dos fue auténtico. Una sonrisa que no fluía desde el corazón. No es posible negarse a escuchar y sonreír desde el corazón. 
El primero, una vez conocedor de los blogs, lo primero que hizo, algo que parece es un vicio del que ya ha sido mencionado en este blog, José Manuel, en muchos de sus ropajes usados, a lo que se dedicó fue a coger las fotografías y mirar sus parámetros. Vamos, todo lo opuesto a lo que digo para poder ser creativo. Pero, mucho me temo que esté presumiendo de algo que no es suyo. Claro que no es una novedad. Y por ello he insistido tanto en la gran bondad de no imitar, de no plagiar, ni de usar lo que otro da o comparte, para lucirse uno ante nadie. Luego enferman pero no entienden por qué... dejando al materialismo médico que les diga que hacer para "acabar" con la enfermedad. Otra forma más de alimentar el ego, ya de por sí sordo ante si mismo. 
El cinismo nos enferma, sencillamente –y es un decir lo de sencillo–, porque como no se encuentra el modo de resolver los conflictos internos, se habla y se habla contra todos y todo. Amargura constante. Un roer mental que no deja espacio para escuchar, cuanto menos para descubrir como dejar de estar amargado. 

haideé iglesias

De hecho resulta posible que todas esas imágenes que no se muestran bien en el blog, porque al subirlas se deterioran, esté conectado con este modo deshonesto de actuar. Pero luego se aduce que "yo no miento", pero ha sido comprobado que si que miente. Ah, pero entonces se aduce que es de modo inconsciente... claro, ¡cómo no!, de eso se trata, de que el inconsciente nos desnuda, pero algunos de nosotros nos empeñamos en negarlo, como negarlo resolviera el mentir. Muy infantil, si. Pero es ser ese infantil que poco tiene que ver con la auténtica infancia, libre, espontánea y sincera. Autenticidad, que no teatralidad. Ya ves José Manuel, el mundo te está desenmascarando. Y por ello, a todos cuantos están en tus mismas circunstancias, y también las de José Antonio. Ya ves... vuestro odio no ha conseguido que yo me calle, aunque del silencio parta para decir lo que digo y que sepa que desde ese silencio es desde donde nace Amar Siempre Gana -.-

En estas imágenes está la muestra de que el universo habla... Tú que mencionaste a un hombre al que leías y que se dedica al "como" en vez de al "por qué". Si, el espíritu es inmancillable, con lo que aquella frase en la que pregunté quién ganaría, estuvo mal utilizada. No hay modo de que lo que alienta la vida pierda o gane. Es. Sencillamente. 

Y... ¡cuantísimos "peros"! :))) Bueno, aparecieron, ahí quedan. Atención, atención, atención. Humildad, humildad, humildad.

lunes, 7 de abril de 2014

Desde el cielo


Sin peso...


Moviéndose...


Cambiantes...


Dispersándose...

haideé iglesias

El cielo, tímido, asoma entre los claros para que el sol pueda, no sólo hacer que la belleza de su luz detrás de las nubes les de ese aspecto apabullantemente creativo, sino también, para dibujar, con los rebordes de esas nubes, en el suelo, las sombras inimaginables, que tan libres, corren, con la luz en el suelo, sin posibilidad de apresarlas... desde el cielo... profunda belleza...

miércoles, 2 de abril de 2014

Navegantes diáfanas

haideé iglesias

Navegantes diáfanas a la deriva. 
Perfecta unión y desunión que las perfila.

De las palabras usadas, en repetida querencia, 

se une la pérdida del otro que pretendió ser y no descubrió que es el estar,

ambos desde mi surgieron, sin pensar y comprendiendo. 

Palabras que hieren al que no sabe dejarse llevar. 

Navegantes diáfanas, no preguntáis nada, y de ello, donación completa, por transmutación, sin saberlo siquiera. 

Sigue la mala querencia. En la forma en que las fotografías subidas se manifiestan, está la traducción del que se quiere ver a través de mis ojos, pero lo  niega. Todo habla, todo  se muestra. Mira con los ojos del alma y sabrás, sin saber. 

Navegantes diáfanas... pasajeras sin pasado que nosotros queremos tener quietas en imágenes que tan sólo el presente muestran, ese presente. sin pasado. 

viernes, 28 de marzo de 2014

Exuberante vida

haideé iglesias

Exuberante explosión de vida... 
Vitalidad pura... 
Callada energía... 
VIDA

lunes, 24 de marzo de 2014

viernes, 21 de marzo de 2014

Primavera-s

haideé iglesias

Campos blancos tapizantes del verdor que las embellece con la savia de la tierra que las alimenta del agua que la embebe del sol que las nutre lejanamente de la vida que no nos abandona nunca en este planeta.
Agradecida, siempre agradecida, si -.-

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails